Tropas rusas y turcas patrullan el norte de Siria mientras EE UU vuelve a la frontera

La primera patrulla conjunta, integrada por nueve vehículos blindados y sobrevolada por drones de vigilancia, arrancó sin banderas de ninguno de los dos países en la población de Derbasiye, según confirmaron los Ministerios de Defensa en Ankara y Moscú. El Gobierno turco pretendía establecer una zona de seguridad de 32 kilómetros de ancho a lo largo de 450 kilómetros de frontera, pero la realidad de las fuerzas desplegadas sobre el terreno le está imponiendo límites. El acuerdo suscrito en Sochi ya redujo a una banda de un máximo de 10 kilómetros de anchura el ámbito de actuación de las patrullas conjuntas, a las que también les fue vetado el acceso a la ciudad kurda de Qamishli, una de las mayores del noreste sirio.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría