“¡Suelten a Lula! ¡Suelten a Lula!”

“¡Suelten a Lula! ¡Suelten a Lula!”, gritaban este viernes en la puerta del edificio de la Policía Federal, en Curitiba, centenares de personas que se amontonaban frente al edificio en que estaba preso el expresidente. La decisión adoptada el jueves por la Suprema Corte de Brasil, que permitía liberar a Lula en cualquier momento, llenó de esperanza a sus electores, que aguardaban ansiosos su salida. Gente venida de distintas ciudades de Brasil han estado allí desde el primer día de su encarcelamiento, el 7 de abril de 2018, en una especie de vigilia alrededor del edificio. Desde allí lo saludaban religiosamente los 580 días en que Lula lleva detenido con un “buenos días, presidente”, “buenas tardes, presidente”, “buenas noches”.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría