Policías, vigilias y tensión afuera de la casa de la exembajadora mexicana en La Paz

Alrededor de una quincena de personas realiza, desde hace tres días, una vigilia en la entrada a la urbanización privada La Rinconada, en la que se encuentra la residencia, anexa a la Embajada, de la representante mexicana en Bolivia, María Teresa Mercado, a quien el Gobierno boliviano ha expulsado este lunes del país, y que ha sido el escenario del incidente que ha terminado involucrando también a España. “En campaña permanente y activa”, se lee en un cartel exhibido por quienes vigilan la residencia y que los automóviles que salen y entran no lleven nada sospechoso. Lo hacen con el consentimiento de la policía —el lunes había doce agentes, pero días atrás llegó a haber 90— y de los conductores de los vehículos que entran y salen de La Rinconada, que los dejan revisarlos sin oposición. “Estamos aquí en apoyo de nuestra policía, para evitar que nadie se fugue sin haber pagado sus deudas a la justicia boliviana”, dijo uno de los organizadores a una televisión local. Se refieren a la decena de ex altos cargos del Gobierno de Evo Morales, que renunció a la presidencia el 10 de noviembre.Seguir leyendo.