Chile arde y nadie sabe cómo apagar el fuego

El estallido social en Chile reventó el viernes 18 de octubre, una fecha que quedará marcada en la historia del país sudamericano. Se manifestó primero en forma de protestas estudiantiles por el alza del precio del billete del metro de Santiago, con entradas masivas en las estaciones sin pagar. Luego con violencia: en solo unas horas, de las 136 estaciones del subterráneo, 118 fueron dañadas y, de ellas, 25 incendiadas y siete completamente quemadas, con pérdidas estimadas en 376 millones de dólares (unos 335 millones de euros). Hubo un tercer tiempo: los saqueos a los supermercados y al comercio, por los que el Ministerio del Interior ha interpuesto 175 querellas solo en la capital. Y un cuarto: las manifestaciones pacíficas —las más multitudinarias—, que una semana después de la explosión social reunieron a 1,2 millones de personas en el corazón de la capital.Seguir leyendo.

Jaime Bonilla, el beisbolista fiel

Durante los momentos más duros de Andrés Manuel López Obrador, en las derrotas de 2006 y 2012, desahuciado por su partido, por los medios y por buena parte de la sociedad mexicana por su terca resistencia ante los reveses electorales, sólo un pequeño grupo permaneció a su lado. Entre ellos, estaba un empresario de Baja California, que puso al servicio del entonces eterno candidato toda la artillería de radios, televisiones abiertas y por cable de su emporio mediático, líder en el estado norteño. Con el tiempo, aquel empresario se terminó convirtiendo en candidato de Morena y este verano arrasó en las elecciones regionales. Es Jaime Bonilla, el hombre que ha catapultado a López Obrador en un Estado dominado durante décadas por la derecha, pero que ahora está provocando una vía de agua en el partido por su polémica apuesta de extender el mandato.Seguir leyendo.

El muro del sur

[Si no ve el player del audio, pinche aquí para escuchar el relato]
Antes de llegar a la estación migratoria de Bethel, la policía guatemalteca ya nos había asaltado dos veces.Seguir leyendo.

Claudia López, la alcaldesa que simboliza el cambio en Colombia

Claudia López subió al estrado mientras sus seguidores coreaban “sí se pudo”. Se acercó al micrófono y dio las gracias. “Hoy era el día de las niñas, hoy era el día de los jóvenes, hoy era el día de las mujeres, hoy era el día de las familias hechas a pulso, como la suya, como la mía”, enfatizó. El pasado domingo por la noche, esta política ecologista de 49 años se convirtió en la primera alcaldesa de Bogotá elegida en las urnas. Su resultado en las elecciones locales apunta a un cambio de ciclo en Colombia. Y, al igual que enfatizaron sus primeras palabras tras conocer la victoria, simboliza de alguna manera el nacimiento de un nuevo país que se asoma después de más de medio siglo de conflicto armado. Con nuevas prioridades, nuevas urgencias. Seguir leyendo.