Muere ahogado después de que el médico del 112 insistiese, por teléfono, que respiraba “perfectamente”

En enero hará dos años de la muerte de Aitor García Ruiz, de 24 años y natural de Navalcarnero (Madrid). Sus padres, Carmen y Bartolomé, están inmersos desde entonces en un batalla legal contra la Comunidad de Madrid, de la que depende el Summa, al que acusan de negligencia en el caso de su hijo. Llamaron pidiendo ayuda porque se ahogaba. El médico que les atendió en un primer momento aseguró, tras escuchar al joven por teléfono, que este respiraba “perfectamente”. Aitor murió varios días después en el hospital como consecuencia de la parada cardiorrespiratoria que desembocó en una muerte cerebral. El Mundo ha publicado el audio de esa primera llamaba.

CategoríasSin categoría