Las armas sacuden de nuevo a Torreón

El fuerte viento que sacude la noche invernal en Torreón impide que Susana Ramos encienda la vela que trae consigo para rendir homenaje a las víctimas del ataque contra el Colegio Cervantes, donde un chico de 11 años mató la mañana del viernes a su maestra e hirió a otras seis personas antes de suicidarse. La chica, de 22 años, exalumna del colegio, pide ayuda para encender un fuego que se le escabulle, como se le escapan las respuestas a las preguntas que la martillean. “No entiendo por qué pasó esto. Llegué a tener mis mejores momentos aquí. Es que no me lo explico”. Es el por qué que se repite entre los habitantes de esta ciudad del norte de México, emplazada sobre lo que fue una laguna convertida hoy en un amplio manto urbano. Una población que hace una década sufrió una sangrienta guerra entre cárteles que dejó centenares de muertos y desaparecidos, pero que nunca se imaginó que un chico de once años podía conseguir las armas para atentar contra sus compañeros y maestros.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría