La energía solar ilumina las profundidades de la sierra mexicana

Es 2019 y en casa de Andrés Morales por fin se ha hecho la luz. Clic seco de interruptor y una bombilla solitaria se pone a alumbrar lo que antes eran sombras. “Está fuerte”, dice el campesino sobre la nueva claridad color amarillo. Hasta hace poco, la oscuridad imperaba en Zicuilapa, la aldea donde vive en la Huasteca potosina, una región al norte de México famosa por su geografía rugosa e inaccesible. Al anochecer, apenas alcanzaba a distinguir el rostro de su esposa Emétira y el tenedor tenía que adivinar los contornos del plato de frijoles. La instalación de un panel solar en el tejado ha levantado el velo. “Echamos un sueño y despertamos con luz”, explica. “Ya no tenemos que batallar”.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría