El infierno de Malena, quemada con ácido en Oaxaca

Mientras el ácido abrasaba su piel, en medio de la agonía en la camilla de una ambulancia, marcó su número. «Fuiste tú. Lo sé». El rostro de María Elena Ríos, de 26 años, se estaba borrando. El químico penetraba sus mejillas, su boca, su cuello, su pecho, sus brazos, sus piernas. Y su piel había entrado en una cruel carrera contra reloj para volver a ser ella misma. Tres meses después, no lo ha conseguido. Lleva 100 días encerrada en hospitales. El hombre que le roció el 9 de septiembre en su casa de Huajuapan de León (Oaxaca, México) un bote con ácido y que quemó la mitad de su cuerpo, sigue libre.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría