El ‘impeachment’ culmina la sumisión del Partido Republicano ante Trump

Hace cuatro años, en el inicio de la era Trump, parecían dos galaxias distintas: de un lado el establishment republicano del Grand Old Party; del otro, el magnate neoyorquino, un showman deslenguado que había ganado las primarias en llamas, de trifulca en trifulca, hasta victoria final. Siendo ya su candidato presidencial, los popes se negaron a acompañarle en la campaña. Algunos, como el líder de los republicanos en el Congreso, Paul Ryan, lo anunciaron tal y cual y lo presentaron como una cuestión de principios; otros, simplemente se borraron de los mítines. En la convención de aquel verano, en las que se coronó a Donald Trump como candidato presidencial, los Bush ni aparecieron. El senador texano Ted Cruz, que había sido uno de los aspirantes en las primarias, subió al escenario y, en lugar de pedir el voto para el elegido, como es habitual, llamó a los estadounidenses a actuar “con su conciencia”.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría