El golpe de mano en la Asamblea Nacional endurece el choque entre poderes en Venezuela

Lo que sucedió este domingo en la Asamblea Nacional de Venezuela es la enésima vuelta de tuerca del acoso al que el chavismo sometió al Parlamento presidido desde hace un año por Juan Guaidó y una consecuencia más de su pulso a Nicolás Maduro. Y las maniobras que impidieron la reelección del jefe de la oposición al régimen en la sede del legislativo profundizan el choque entre poderes. La autoproclamación de Luis Parra, disidente opositor acusado de corrupción, en medio de una convulsión que se quedó lejos de parecerse a un pleno parlamentario, y la sesión convocada por la tarde en la sede del diario El Nacional, en la que este fue ratificado en el cargo con 100 votos de 167, complican aún más el panorama político del país.Seguir leyendo.