El brutal asesinato de una familia abre un nuevo frente en la relación de México y Estados Unidos

El horror ha llegado a tal punto en México que los adjetivos para describir las matanzas se repiten. La mera información es ya de por sí tan dolorosa que contiene el aliento: al menos seis niños y tres mujeres de una comunidad mormona, fueron asesinados este lunes en una remota región fronteriza del norte del país. Algunos murieron calcinados después de que uno de los vehículos en los que viajaban fueran baleados. Un crimen, otro, otro más, que sume al país latinoamericano en la desesperanza y al Gobierno de López Obrador ante un nuevo frente, otro más, en la relación con Estados Unidos, ante la presión de Donald Trump, pues las víctimas tenían la doble nacionalidad.Seguir leyendo.

CategoríasSin categoría