2020 y el extraño fenómeno de los electores mutantes

Rabi Mymampaty, un informático de 50 años de origen indio, pasó de votar a Barack Obama en 2012 a apostar por Donald Trump en 2016, pero ahora se ha convertido en voluntario de la campaña de Tulsi Gabbard, la más peculiar de las precandidatas demócratas de la carrera de 2020. Gabbard acusa a su propio partido de querer amañar las elecciones y recibe elogios estrellas de la ultraderecha estadounidense, como Steve Bannon o Richard B. Spencer. Mymampaty dice que respaldó al magnate neoyorquino porque “prometió acabar con esas guerras tan costosas, y en lo social parecía moderado, un demócrata que había tomado al partido republicano, pero algunas cosas después fueron muy decepcionantes, como el veto a los soldados transgénero”.Seguir leyendo.